¿Qué tal un Scalextric reinventado? ¿es posible que la simple pelota de toda la vida suponga nuevas formas de diversión gracias a la tecnología? Los dispositivos conectados, el cada vez más famoso Internet de las Cosas, no conoce fronteras y expande sus tentáculos hasta sectores insospechados. Además de las aplicaciones más comunes, como el transporte, el hogar o la salud, ya es posible encontrar dispositivos conectados enfocados a campos como la agricultura o el deporte. Pero no debemos olvidar la industria del entretenimiento, en concreto la de los juguetes más tradicionales. El Internet de los Juguetes también está  llegando y abre un mundo de posibilidades totalmente renovadas a la forma de cómo hemos venido utilizando los juguetes hasta el momento. En este artículo veremos algunos ejemplos, ¿serán ideas originales merecedoras de formar parte de la lista de regalos de los más peques para estas Navidades?

 

El Scalextric del futuro

De la mano de la empresa americana Anki, llega Anki DRIVE, una propuesta de carreras de coches donde se mezcla el mundo los circuitos y pistas como el Scalextric (o el desaparecido TCR) con el de los videojuegos. El resultado es un juego de carreras de coches reales sobre pistas con diferentes trazados, manejados desde nuestro smartphone, en el que se incorporan aspectos propios de los videojuegos como las armas o los escudos, convirtiendo la carrera tradicional en toda una batalla. Por supuesto, cada coche tiene sus propias armas, así como puntos fuertes y débiles y, según vayamos acumulando experiencia, iremos desbloqueando características del vehículo que mejorarán sus prestaciones.

El kit de iniciación incluye todo lo necesario para poder correr: un circuito básico, dos coches y los cargadores correspondientes, por un precio de 99,99$.

Los circuitos son “alfombras” que simplemente tendremos que desenrollar sobre el suelo (¡se acabó tener que dejar inutilizada una habitación para poder tener permanentemente la pista montada!). Inicialmente hay dos circuitos adicionales al que se incluye en el kit inicial (con un precio desde 49,99$), cada uno de los cuales está diseñado para exigir diferentes habilidades de conducción. Respecto a los coches, por el momento disponemos de 5 modelos diferentes (aparte de los dos incluidos de serie en el kit de inicio). Cada uno de ellos dispone de sus propios paquetes de mejora (armas, trucos…). Tienen un precio de 49,99$ cada uno.

Anki DRIVE Starter Kit
Kit de inicio de Anki DRIVE, compuesto por un circuito oval y dos coches

El hecho de que la cerrera o batalla se juegue a medias entre el circuito real y el virtual (a través de nuestro smartphone o tablet, mediante una app que deberemos instalar previamente), hace que las variantes del mismo se multipliquen, existiendo varios de modos de juego. En cualquier caso, hay que mencionar que los coches disponen de una cierta “inteligencia artificial” que los mantiene dentro del circuito, evitando que se salgan. Es decir, no tenemos libertad total de movimientos, sino que podemos decidir entre ir por el lado exterior del circuito o por el interior, así como acelerar más o menos, pero todo dentro de unos determinados límites. Ello es así, según sus creadores, porque de otra forma el control de los coches se haría casi imposible, teniendo en cuenta la velocidad relativa que alcanzan en comparación a su tamaño. Por otro lado, de momento las posibilidades de nuevos circuitos no son tan flexibles como en un Scalextric tradicional, donde podemos “inventar” casi cualquier trazado a partir de tramos sencillos. Sin embargo, los circuitos de Anki ya vienen hechos (aunque también es cierto que son mucho más cómodos de almacenar al poder enrollarse).

Desde luego, lo que no cabe duda es que se trata de una idea original para regalar estas Navidades, siempre que el precio encaje en nuestro presupuesto.

 

La pelota reinventada

Sphero es el nombre de una pelota muy, pero que muy tecnológica. Exteriormente parece una sencilla bola, sin ningún tipo de accesorio adicional, pero en su interior esconde la tecnología suficiente como para cambiar nuestra percepción de lo que hasta conocemos como “jugar a la pelota”.

Se trata de una bola capaz de brillar con diferentes colores e intensidades, es resistente al agua, a las mascotas y puede trasladarse por el suelo a 4,5 km/h (controlada desde nuestro smartphone), así como ser el centro de atención de múltiples y divertidos juegos para practicar en reuniones con amigos, o convertirse en el control remoto perfecto para un juego en nuestro móvil o tablet. Su precio es de 99,99$ y en él se incluye un accesorio de forma gratuita (de entre los diferentes que hay).

Bajo una apariencia sencilla, se esconde una idea original y muy bien conseguida, capaz de proporcionar muchas más horas de entretenimiento de las que su simple apariencia pueda transmitir. Además, el fabricante quiere que juguemos con su pelota, que encontremos nuevas aplicaciones (actualmente ya hay disponibles más de 30 apps para interacionar con Sphero), y para ello proporciona los elementos necesarios para que podamos programarla a nuestro gusto.

Sin duda se trata de una opción diferente para regalar o, por qué no, para darnos un capricho estas Navidades.

 

Compañeros de papel que reaccionan a nuestra vida digital

reaDIYmate
reaDIYmate son nuestros compañeros de papel que traducen al mundo real lo que ocurre en nuestra vida digital

El siguiente ejemplo realmente es innovador en su concepción: ¿qué tal si construimos con papel y tijeras nuestros compañeros favoritos y les dotamos de conectividad, movimiento y sonido para que reaccionen a lo que ocurre en nuestra vida digital? Esa es la base de reaDIYmate. Existen varios “compañeros”, cada uno de los cuales posee capacidades diferentes. Todos ellos son de papel, tienen un precio de 19$ y el kit inlcuye lo necesario para montarlos (las tijeras y el pegamento son todas las herramientas que necesitamos). Además, es necesario añadirles el “cerebro” o caja de control (también de papel), donde se encuentra la electrónica necesaria para dotarles de inteligencia, con un precio de 129$. Podemos adquirir todos los componentes necesarios a través de su distribuidor oficial.

Cada personaje, tendrá una capacidad de reacción diferente, pudiendo moverse o emitir sonidos o cualquiera de nuestras canciones favoritas cada vez que ocurra algo en nuestras redes sociales. Además, cada vez que pulsemos el botón que incorpora la caja que constituye su cerebro, automáticamente podremos publicar contenido predeterminado en dichas redes sociales. Asimismo, el personaje podrá obedecernos, por ejemplo siguiendo los movimientos de nuestro smartphone o imitando, incluso, a otro reaDIYmate existente.

Por si fuera poco, podremos construir nuestros propios personajes, con nuestros materiales favoritos (papel, cartón, madera…) y programarlos a nuestro antojo, pues la plataforma es totalmente abierta y está concebida para facilitar esta tarea.

Un concepto divertido, que nos devuelve a los años en los que hacíamos manualidades, añadiendo un toque tecnológico y relacionado con nuestra dependencia absoluta de nuestro mundo digital.

 

También para tu mascota

Petcube
Petcube nos permite interaccionar con nuestras mascotas cuando no estamos en casa (petcube.com)

Para finalizar este artículo, no quería dejar pasar la oportunidad de incluir a nuestras propias mascotas como potenciales beneficiarios de dispositivos conectados que, de una u otra forma, también traten de entretenerles. Este es el caso de Petcube, un cubo de 10 cm de lado, que nos servirá como cámara remota para monitorizar a nuestras mascotas cuando estemos fuera de casa (desde nuestro smartphone), pero también para interactuar con ellas. Podemos hablarles desde nuestro móvil, así como manejar un pequeño haz láser de baja energía (totalmente seguro) que proyecta un punto de luz en el suelo y que podremos mover a voluntad desde nuestro smartphone.

Petcube tiene un precio oficial de 199$ y si te decides a adquirirlo antes del 1 de Diciembre podrás adquirirlo a un precio especial de 169$.

 

Conclusiones: Internet de los Juguetes ha llegado

Como se ha podido ver a través de los ejemplos anteriores, se abre todo un potencial de aprovechamiento de la nueva conectividad disponible en sencillos dispositivos, como los juguetes, para inventar nuevas formas de entretenimiento. En casi todas las ocasiones, lo que se observa es una convergencia entre el mundo real y físico, con el mundo virtual o digital, consiguiendo como resultado de dicha mezcla maneras diferentes de pasar un rato divertido.

Y tú, ¿qué dosis de tecnología y conectividad incorporarás a tu próxima carta a los Reyes Magos?

Soy un entusiasta de la tecnología desde niño y dicha afición la he ido aplicando en las diferentes etapas por las que ha transcurrido mi vida. Soy Ingeniero Industrial por la Universidad Politécnica de Madrid, carrera que me ha aportado la capacidad de comprender los problemas desde una perspectiva global, relacionando diferentes conceptos para lograr una solución a un problema concreto. Profesionalmente hablando, mi carrera ha transcurrido principalmente por puestos relacionados con la tecnología e Internet. Actualmente soy responsable de servicios digitales en AXA Seguros, siendo mi misión ofrecer servicios de valor a los clientes de la compañía a través de sus canales digitales.
Internet de los Juguetes: la nueva revolución también para la diversión

2 thoughts on “Internet de los Juguetes: la nueva revolución también para la diversión

    • 16/01/2016 a las 11:01
      Enlace permanente

      Hola Giorgio. Gracias por tu lectura. La verdad es que esta revolución tecnológica ya nos está llegando. Estas Navidades hemos podido comprobar cómo han proliferado los juguetes conectados: desde robots programables para niños hasta perritos-robot que interactúan con el ellos. Yo también soy un aficiano al automodelismo y el Internet de las Cosas sin duda alguna que tiene mucho que decir también en este ámbito (como la telemetría del estado de nuestros modelos, por ejemplo).

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *