La revolución del Internet de la Cosas no se limita a dispositivos que tengamos en nuestro hogar o que llevemos puestos nosotros mismos. Los coches también son “cosas” muy interesantes de ser conectadas y convertidas en inteligentes. Así, los fabricantes de vehículos van incorporando más funcionalidades de conectividad a sus nuevos modelos y empresas como Google, Nokia o Apple luchan por llevar sus sistemas a los salpicaderos de nuestros vehículos ¿Significa eso que debemos “deshacernos” de nuestro automóvil actual para poder aprovechar estas nuevas posibilidades?

La respuesta es NO, al menos, no del todo. Lógicamente, la compra de un vehículo que incorpore nuevas funcionalidades de conectividad, quizá lo haga de una forma más integrada que las alternativas que vamos a comentar a continuación (por ejemplo, porque el diseño del tablero de mandos ya incorpore una pantalla integrada de fábrica). Sin embargo, también es cierto que incorporar funcionalidades de conectividad “a posteriori” nos da un mayor grado de libertad, pues nos permite elegir la que más se ajusta a nuestras expectativas. Además, siguiendo con el objetivo de esta web, las soluciones que mencionaremos tienen siempre el objetivo de ser lo más abiertas y económicas posibles, con el fin de que podamos incorporarlas de una forma sencilla. Y, por supuesto, estas soluciones no tienen por qué  envidiar, en muchos casos, a aquellas funcionalidades incorporadas de serie en los últimos coches más tecnológicos.

 

Las ventajas de tener un coche conectado

Disponer de  algún tipo de conectividad y/o de inteligencia en nuestro vehículo puede aportarnos ventajas, que serán más o menos relevantes en función de la utilidad que le demos a dicha conectividad. En general, podemos aprovechar estas nuevas funcionalidades para asuntos como:

  • Diagnosis del estado de la mecánica del vehículo
  • Ayudas a la conducción
  • Incremento de la seguridad
  • Conducción eficiente

Al igual que ocurre con el Hogar Conectado, todo dependerá de los dispositivos que instalemos en nuestro vehículo (los sensores) y del cerebro que maneje la información recogida por ellos para proporcionarnos funciones útiles. Las posibilidades, como siempre, vendrán determinadas por cómo combinemos los datos disponibles para convertirlos en información relevante y útil para nosotros.

 

OBD II: los sensores ya los tienes instalados, sin saberlo

Cuando hablamos de coches, ¿qué tipos de sensores podemos utilizar? Parece lógico pensar en sensores que monitoricen el estado la mecánica del vehículo, pues ello nos permitirá detectar averías, o incluso anticiparlas, con el  efecto inmediato que ello puede tener en nuestra propia seguridad y economía.

adaptador OBD II
Hay adaptadores OBD II por menos de 1o €

Todos los coches actuales (todos los modelos fabricados a partir del año 2000) disponen de un protocolo de comunicación estándar con la centralita del vehículo, para diagnóstico de averías, a través de un conector situado en el habitáculo (normalmente, bajo el volante o en la consola central. Este protocolo, llamado OBD II (del inglés On Board Diagnostics, o “Diagnóticos a Bordo”) es el que nos va a permitir obtener información de los sensores que monitorizan la mecánica del vehículo, en tiempo real:

  • Revoluciones del motor, velocidad
  • Presión del turbo
  • Temperatura del aire a la entrada al motor
  • Estado de los sistemas de emisión
  • Consumo de combustible
  • Detección de averías: conocer el motivo exacto por el que se enciende el famoso testigo del salpicadero “fallo motor”.
  • Etc.

Toda esta información podemos monitorizarla y utilizarla con diversos fines. Para ello, necesitamos un dispositivo que debemos enchufar a este conector y que será el que lea la información de los sensores proporcionada por la centralita del vehículo. Existen multitud de dispositivos OBD II y su funcionamiento es muy sencillo:

Un vez conectado, automáticamente comienzar a leer la información de los sensores (en función de cada vehículo puede haber más o menos sensores disponibles) y la emiten por Bluetooth para que la recojamos con nuestro smartphone (hay otros métodos, como WiFi o por cable USB, pero el Bluetooth es la opción más habitual y sencilla). En este listado de adaptadopres OBD II puedes ver algunos modelos, junto con su precio. Los más sencillos puedes encontrarlos en eBay por menos de 10€ (en concreto, es el modelo que aparece en la foto adjunta y es el que yo tengo y funciona realmente bien). Los modelos más caros permiten un mayor número de lecturas por segundo, leer más cantidad de sensores y una opción muy útil de entrar en modo stand-by cuando no se usan, por lo que no descargarán la batería del coche en caso de que los queramos dejar permanentemente enchufados en el vehículo. Quizá este adaptador ofrece una buena relación calidad-precio con estas funciones avanzadas incluidas

¡Atención! Recuerda desenchufar el adaptador OBD II cuando apagues el contacto si éste no dispone de la función de stand-by, ya que podrías descargar la batería del coche, pues el conector OBD II tiene alimentación permanente, incluso con el contacto apagado.

Nuestro smartphone pasa a ser, por tanto, el cerebro que se comentaba antes y que convertirá todos estos datos en información valiosa. Además, esta información se combinará con otra información disponible por los propios sensores de nuestro smartphone, como el GPS, acelerómetro, cámara, etc.

 

¿Qué aplicación puedo usar en mi smartphone?

No podremos hablar de un coche conectado propiamente, si no somos capaces de explotar la información generada por esta conectividad. Para ello, existen numerosas apps para Android y iPhone / iPad, la mayoría gratuitas (o al menos, con versiones gratuitas respecto a las versiones de pago que reducen alguna funcionalidad avanzada), que podemos utilizar en combinación con un adaptador OBD II.

Torque para Android
Torque para Android (torque-bhp.com)
  • Para Android, una de las más famosas y completas es Torque, tanto en su versión gratuita como en su versión de pago. Esta última incorpora sensores adicionales y algunas funcionalidades extra respecto a la gratuita. Torque permite la incorporación de plugins o complementos externos que añaden nuevas funcionalidades, como este asistente de ahorro de combustible.
  • Para iPhone o iPad, Engine Link dispone de funcionalidades similares a Torque.

Además de la información propia de los sensores de la mecánica del vehículo, estas aplicaciones permiten incluir también otra información como el recorrido que estemos realizando o, incluso, si llevamos nuestro smartphone en un soporte en el parabrisas, de manera que la cámara apunte hacia el exterior, podemos grabar el video de nuestro recorrido junto con la información de los sensores del vehículo. En el caso de Torque, además es posible sincronizar en tiempo real con la nube toda la información que decidamos ir grabando a través de la aplicación, con lo que es posible integrar esta información con otros sistemas externos, con lo que las posibilidades de uso se multiplican todavía más (control de vehículos de flotas, detección de averías en tiempo real de forma remota, etc.).

Ahora que ya has visto que no es necesario deshacerte de tu coche actual con la excusa de no tener conectividad, ¿qué utilidades se te ocurren a ti para tu “nuevo” coche conectado?

Soy un entusiasta de la tecnología desde niño y dicha afición la he ido aplicando en las diferentes etapas por las que ha transcurrido mi vida. Soy Ingeniero Industrial por la Universidad Politécnica de Madrid, carrera que me ha aportado la capacidad de comprender los problemas desde una perspectiva global, relacionando diferentes conceptos para lograr una solución a un problema concreto. Profesionalmente hablando, mi carrera ha transcurrido principalmente por puestos relacionados con la tecnología e Internet. Actualmente soy responsable de servicios digitales en AXA Seguros, siendo mi misión ofrecer servicios de valor a los clientes de la compañía a través de sus canales digitales.
No tires tu coche, conviértelo en un coche conectado
Etiquetado en:                    

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *